¡Ay lotería, cuándo serás mía!

 In BLOG

¿Alguna vez has soñado con números y has jugado con ellos?

Muchas personas han jugado con números soñados y lo mejor: ¡han ganado!

Es el caso de un chico murciano que en diciembre de 2016 ganó el segundo premio del Sorteo Extraordinario de la Lotería de Navidad con un número que había soñado días antes.

No tuvo la misma suerte un malagueño, y lo que le sucedió es uno de los casos más conocidos en España.  En 1949 soñó con el número 55666 y viajó hasta Madrid para comprarlo con la corazonada de que iba a salir premiado. Pero no pudo comprarlo porque el décimo ya había pasado a otras administraciones de otras comunidades autónomas y se quedó sin el número por desgracia para él, porque tocó. Exactamente tocaron 4 millones y medio de pesetas de los que no vio ni una.

 

En estos casos nada más soñar con los números resultaron premiados. Pero también conocemos lo que le sucedió a una canadiense que soñó con la combinación ganadora pero no le tocó nada. Ella no desistió y jugó al mismo número cada mes durante ¡28 años! Finalmente ganó en enero de 2017 y obtuvo el mayor premio de la lotería Atlantic: 4 millones.

Está claro que muchos soñaremos con que nos toca por todas las ganas que tenemos de que así sea. Pero de forma inexplicable el caso es que algunos números han resultado ganadores. La moraleja sería que si sueñas con números o tienes la corazonada de ellos… ¡sigue probando suerte! Si no es ahora puede que sea ¡dentro de 30 años!

 

O con números que aparecen en algún lugar…

 

¿Quién no recuerda a Hurley de Lost y los números 4, 8, 15, 16, 23, 42? Un clásico. Fueron tantos seguidores de la serie los que jugaron con estos números. De hecho, tocó algún premio, aunque pequeño: unos 150 dólares ya que solo salieron 4 de los números en la combinación.

¿Seguirá alguien jugando con ellos y probando suerte? Ojo que la canadiense tardó 28 años en ganar.

 

 

Seguro que habrá muchos otros casos, pero podemos comentar uno que sí trajo la suerte consigo: en 2003 un restaurante chino metió en sus galletas de la suerte la combinación de números 22, 28, 32, 33, 39. ¡Vaya idea! Era tentar demasiado. Fueron hasta 110 personas las que jugaron con estos números a diferentes loterías y ganaron entre 100.000 y 500.000 dólares. Nada mal para haber ido a comer solo a un chino…

 

 

Mejor fue el caso de una anciana que también encontró números en las galletas de la suerte y que no dudó poner en juego: ganó más de 1 millón de dólares.

Seguro que os te estarás preguntando si los restaurantes ganaron algo… por lo visto nadie que trabajara allí jugó… así que las gracias y poco más.

 

¿O llevas a cabo algún tipo de ritual al comprar la lotería?

Hay supersticiones que son populares, que están basadas en historias o tradiciones y que se siguen perpetuando a lo largo de los siglos.

El tema es: ¿Cuántas eres capaz de admitir?

– Comprar números relacionados con fechas importantes: de cumpleaños, de aniversarios (de boda o no), históricas como la del partido de la Eurocopa o el Mundial que ganamos, la de la boda de los Príncipes de Asturias o del segundo título de Fernando Alonso… Toda la imaginación tiene cabida aquí.

– Jugar el mismo número que te dio suerte. Aquí se puede añadir el ir a comprarlo con la misma prenda o desayunar lo mismo. O incluso seguir jugando al mismo de siempre aunque no te haya tocado nunca por miedo a que cuando dejes de hacerlo ¡toque! ¡Cuántos no habremos pensando en esto…!

– Entrar con el pie izquierdo en la administración.

– Pedir que te den el décimo con la mano derecha a la hora de comprarlo. Algunos añaden cogerlo también con la derecha y bocabajo.

– Frotarlo por la barriga de una embarazada, la calva de alguien, el lomo de un gato negro o la espalda de un jorobado. También se puede frotar con la figurita de una bruja o similar.

– Comprar el décimo en zonas que han sufrido desastres naturales, accidentes o atentados pensando que la suerte les compensará la desgracia. Estas zonas aumentan mucho las ventas.

– Llevar una moneda de oro o un alfiler en la chaqueta los días previos al sorteo. O monedas en los zapatos.

– Colocar monedas de céntimo en los rodapiés de la casa.

– Encender velas verdes que llaman al dinero.

– Ponerle a San Pancracio una hoja de perejil y/o ponerlo debajo de la figurita. Típico.

– Llevar una llave de hierro en el bolso.

– No mover de sitio el décimo: dejarlo en la cartera, o en un sitio de la casa, pero fijo.

– En cuanto a si está bien regalarlo, intercambiarlo o pedir el dinero correspondiente por el décimo hay mucha controversia.

 

Sea como sea, si no te toca, también hay algunos rituales. No se pueden tirar los décimos no premiados. Debes romperlos o quemarlos, pero nunca tirarlos.

 

Y corre la leyenda que dice que también se le llama Lotería de la salud porque el que compra el décimo y no le toca al menos tendrá buena salud y creemos que tampoco nos podemos quejar de premio si es así, ¿verdad?

 

Entonces, ¿probamos suerte? 😉

Entradas Recomendadas

Dejar un comentario

Escriba lo que está buscando y pulse Intro

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies