¿Fantasía o realidad? 3 historias para no dormir este Halloween.

 In BLOG

El corazón se acelera. La respiración se entrecorta. Sube la adrenalina y se activa el sistema nervioso. Y es que de hecho, el terror, en forma de cuento, historia o película, mejora nuestro estado inmunológico. E incluso un buen susto equivale a caminar durante 30 minutos. Liberamos estrés y frustración y mejora nuestro estado de ánimo.

No es de extrañar, por ello, que más de uno esté enganchado a este género. Con el día más terrorífico del año a la vuelta de la esquina, te traemos 3 historias fáciles de recordar para que siembres el pánico durante la noche de Halloween.

 

La leyenda de las gemelas

Hace años nadie se esperaba que una zona residencial de un pequeño y tranquilo barrio se convirtiese en protagonista de esta escalofriante historia.

Una mamá con sus dos hijas gemelas de unos 8 años caminan cada mañana juntas hacia al colegio. Iban felices, inmersas en su rutina. Entonando siempre alguna canción y saltando de la mano intentado no pisar las rayas de los adoquines.

Un día la madre recibió una llamada urgente del trabajo y debía marcharse. Como las niñas estaban acostumbradas decidió dejarlas y que ellas continuaran el camino solas. Simplemente les advirtió para que fueran con cuidado. Tras varios pasos después de haberse separado escuchó un fuerte golpe. Se giró rápidamente y corrió hacia donde las había dejado.

Tal y como se temía, eran sus pequeñas. Un camión las había arroyado y estaban en el suelo, muertas, todavía cogidas de la mano, y vestidas igual, como siempre iban.

Tras una profunda depresión, la madre volvió a llenarse de alegría al quedar embarazada y, casualidades del destino o no, fue de gemelas de nuevo. Lo cierto es que guardaban un gran parecido con las anteriores. Tanto que muchos vecinos y familiares eran conscientes de ello.

La madre, con la experiencia anterior, se fue convirtiendo en una persona de cada vez más y más protectora. No quería ni podía separarse de ellas. El miedo a perderlas la tenía aterrorizada.

Un día, de camino al parque, las niñas echaron a correr delante de ella, quien, desesperada, las cogió por la ropa a las dos y les gritó: Jamás corráis cerca de la carretera ni crucéis sin mi permiso. A lo que las gemelas contestaron al unísono: No pensábamos cruzar, ya nos atropellaron una vez aquí, mamá, y no volverá a ocurrir…

Desde entonces, muchos aseguran que al pasar por ese mismo tramo en el que sucedió la tragedia, unas interferencias se cuelan en la radio y se oye una misteriosa melodía: el tarareo de unas niñas…

 

La chica de la discoteca

Somos muchos los que hemos ligado en una discoteca probablemente. Los viernes noche todos los gatos son pardos. Y también seguro que hemos vivido algunas historias de terror, o para no dormir, en estas situaciones.

Es lo que le sucedió a Raúl. Había estado toda la semana de exámenes, estudiando sin parar y deseando que llegara el fin de semana para desconectar de todo. Había quedado para salir con dos amigos e ir a la discoteca, pero en el último momento hicieron bomba de humo. También nos habrá pasado esto más de una vez, ¿verdad?

Pero eran tantas las ganas de salir de Raúl que continuó con el plan y fue solo. Se puso sus mejores galas y cogió la moto. Con tal mala pata que empezó a llover y llegó empapado al lugar. Aparcó la moto en un callejón, debajo de unos balcones, en el que se encontró a una chica refugiándose.

Mientras esperaban a que amainara un poco y poder cruzar hasta la disco, irremediablemente empezaron a hablar y se dieron cuenta de que conectaron de inmediato. Él le limpió los chorretones de rímel que le corrían por la cara, le prestó su chaqueta para cobijarla del frío del vestido de verano que llevaba y se fueron juntos a bailar toda la noche.

Ya casi al amanecer él la acompaño a casa y se despidieron con un mágico beso. Al día siguiente fue en lo primero que pensó Raúl. La tuvo todo el día en mente de una forma tan intensa que decidió ir a verla a casa. Necesitaba volver a verla.

Al tocar a la puerta una mujer mayor abrió. Era su madre. Pero la joven y de la que Raúl se había quedado prendado no estaba: Mi hija falleció hace ya tres años en un accidente de moto…

Él, atónito, no podía dar crédito. Ella le enseñó fotos, recortes de noticias e incluso le pidió que la acompañara hasta la tumba de su hija. Lo que encontraron allí fue totalmente misterioso, más aún si cabe: la chaqueta que Raúl le había prestado a la chica reposaba, bien colocada, con mucho mimo, sobre su tumba.

Luego se queja Ted Mosby de Cómo conocí a vuestra madre…

 

El hombre de los sueños

Está claro que todos tenemos presente a nuestro hombre soñado. Pero… ¿Qué pasa cuando se te aparece este señor?

Son miles las personas que aseguran haber soñado con él. Sí, todos han soñado con este mismo hombre. Es el hombre de tus sueños… pero el que te los roba.

Esta historia se remonta a principios del 2006 cuando la paciente de un renombrado psiquiatra de Nueva York le cuenta que tiene ciertos sueños recurrentes donde se le aparece un hombre que jamás ha visto – despierta, claro está – y que incluso le da consejos sobre su vida. Decide, incluso, dibujarle al hombre.

El dibujo del misterioso rostro quedó encima de la mesa de la consulta varios días hasta que otro de los pacientes del psiquiatra reconoció inmediatamente la cara del hombre que también se le aparecía en sus sueños.

El psiquiatra se quedó sorprendido de la coincidencia así que tomó la decisión de enviar el retrato a sus colegas de profesión. No tardaron en aparecer hasta 4 pacientes que reconocieron en seguida al hombre que se les aparecía en sueños. Es más, todos aquellos que lo describían y hablaban de sus sueños con él, sin excepción, lo llamaban Ese hombre.

Desde enero de 2006 hasta hoy han sido unas 2000 personas que afirman haberlo visto en sus sueños. Son de distintas ciudades de todo el mundo: Los Ángeles, Berlín, Sao Paulo, Teherán, Beijing, Roma, Barcelona, ​​Estocolmo, París, Nueva Dehli, Moscú, etc; y no hay ningún vínculo entre todas ellas.

Esto ha desatado todo un misterio porque de momento no se ha podido establecer una relación comprobada o un rasgo común entre las personas que lo han soñado ni tampoco un patrón en los sueños.

¿Quién es? ¿Por qué se aparece? Para dar respuesta a todo ello se ha creado una web – www.thisman.org – cuyo objetivo es ayudar a quienes lo han visto fomentando la comunicación entre ellos. En ella puedes leer algunos sueños incluso.

Seguimos aún sin respuesta. Hay muchas teorías aunque nosotros nos quedamos con la que sugiere que ese hombre es una persona real con la macabra habilidad de penetrar en los sueños de las personas.

Y tú, ¿has soñado con este hombre?

Entradas Recomendadas

Dejar un comentario

Escriba lo que está buscando y pulse Intro

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies